SECRETARÍA DE PRENSA

D10S defendió a los trabajadores

Dicen que somos el país más austral y nosotros sabemos que estas tierras son las del fin del mundo pero aún así es imposible que nos olviden, que nos ignoren, porque nuestra Patria parió a grandes hombres y entre ellos se encuentra “Dios”; que en estas tierra se multiplicó por partida doble: Francisco y Maradona.

Así de extraordinarios somos los argentinos. Pero el Miércoles recibimos un golpe demoledor, se nos llenó de congoja el corazón y lloramos desconsoladamente: partió uno de ellos, la “mano de Dios”.

Hoy queremos evocarlo, recordarlo; podríamos contar muchas anécdotas e historias, colectivas o individuales y todas ellas estarían atravesadas por su argentinidad, porque si hay algo de lo que él estaba orgulloso era de su “ser argentino”.

Una de esas historias, quizás la más hermosa que compartimos como país, es ese sabor a revancha que nos hizo vivir en el estadio Azteca en los cuartos de final del Mundial ´86, cuando a tan solo 4 años de la guerra de Malvinas, con la mano de Dios y el arte de su gambeta le gritamos en la cara a los ingleses, a los usurpadores, que esta vez nosotros ganábamos la contienda. Esa tarde, fuimos nosotros los que le robamos a los piratas, le robamos la sonrisa de la cara.

Esa argentinidad que lo hizo parir en estas tierras y lo acompaño en cada momento de su vida también lo forjo, lo crio con sabor a pueblo, a fraternidad y así vivió su vida. Por eso cuando decidió enfrentarse al poder que manejaba el futbol mundial, a Blatter, a Havelange lo hizo como lo hacemos los argentinos: de a muchos, organizados y juntos… con un sindicato.

El 28/9/95 Maradona ideó, fundó y presidió el sindicato que nucleaba a los jugadores de futbol, a todos, cualquiera fuera su nacionalidad, se llamó Asociación Internacional de Futbolistas Profesionales (AIFP). Fueron muchos los jugadores que lo apoyaron y acompañaron en ese proyecto, grandes jugadores que por aquel entonces eran estrellas como: los franceses Eric Cantona y Laurent Blanc, el búlgaro Hristo Stoichkov, los italianos Ciro Ferrara, Gianfranco Zola y Gianluca Vialli, , el belga Michael Preud’Homme, los brasileros Bebeto y Rai, el liberiano George Weah, el sueco Thomas Brolin, el danés Michael Laudrup y el colombiano Carlos Valderrama, entre otros.

Por aquellos días en una entrevista que le hicieron dijo al respecto: “Queremos reunirnos y diagramar entre nosotros el Mundial y todo lo que tenga que ver con los jugadores. No puede ser que ellos diagramen sin saber lo que es haber jugado, sin saber lo que siente el jugador. No tienen ningún derecho”.

Y se refería a lo que habían padecido los jugadores durante el Mundial ´86  cuando debían jugar los partidos al mediodía, con un calor sofocante, sin reparar el daño que esto causaba en su salud. El motivo era uno solo, económico: los contratos firmados por la FIFA con las emisoras de televisión europeas. Las palabras de Jao Havelange ante las protestas de los jugadores reflejaban el desdén por los trabajadores del balón: “Que jueguen y se callen la boca”.

El sindicato del Diego venía a reparar estas situaciones, estos abusos de poder, venía a equilibrar la balanza para el lado de los jugadores, que hasta ese momento eran individuos aislados negociando con los grandes clubes de futbol, con los gigantescos capitales deportivos para quienes ellos eran objetos intercambiables, desechables.

Naturalmente Maradona fue el presidente de este sindicato y en una de las reuniones de la AIFP sentenció “El jugador de fútbol es lo más importante y vamos a defender sus reivindicaciones hasta la muerte”…“A Havelange y a Blatter sólo les diría que desde este sindicato vamos a defender a los jugadores contra quien sea".

Lamentablemente aquella entidad no prospero pero sentó precedentes en la lucha de los jugadores de futbol para defender sus derechos frente a la voracidad de los capitales empresarios.

Maradona pensaba como un trabajador y sentía como un trabajador porque había nacido en el pueblo, en un lugar olvidado por todos hasta por el Estado. Sin embargo a diferencia de muchos, cuando llego a la cumbre, al lugar más alto que puede aspirar no ya un hombre sino los dioses, siguió oliendo a pueblo, siguió siendo Pelusa. Eso quizás es lo que humaniza a nuestro “Dios”, lo que hace que lo lloremos como a uno de nuestra familia. Pero cómo no hacerlo si en definitiva es uno de los nuestros.

Y así lo retratan una de sus últimas palabras, frente a la rebelión fiscal de los ricos, Maradona dijo: “Le pido a Dios que se apruebe la ley de Aporte Solidario de Grandes Fortunas. En este momento de crisis, se necesita de la ayuda de los que más tenemos…Yo sé lo que es no tener para comer”.

Ese fue Diego, un hombre humilde que sabiendo las necesidades que sufre el pueblo fue su voz cuando la vida le puso una cámara delante, el sindicalista entre los suyos, el argentino que amo como pocos a nuestra Patria y que tanta felicidad nos regalo como pueblo. Imposible no llorarlo, recordarlo y decirle: ¡¡¡GRACIAS DIEGO!!!!!

 

ARTÍCULOS MAS LEÍDOS


SOBRE LA SECRETARÍA

PRENSA

  1. El Secretario de Prensa deberá:
    Intervenir en todo lo relativo a la difusión por los medios posibles, de la información que resuelva producir la Asociación.
  2. Llevar un archivo de dichas publicaciones y/o propagandas.
  3. Editar el órgano de difusión de la Institución, diseñar y mantener la página web y todo el material publicitario previa aprobación del material a publicar por la Mesa Directiva Nacional.
  4. Tomar conocimiento de las publicaciones de las Seccionales y mantener con las mismas, intercambio de ideas con respeto a las publicaciones indicadas en el inciso precedente.
  5. Poner al alcance de las Seccionales los medios de propaganda que considere necesarios.
SECRETARIAS

Domicilio

Alsina 1440
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

CONTACTO

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
4381-9853 / 4382-1041
W
hatsapp 11 5417-1360

Horario de Atención

Lunes a Viernes
9:00 a 18:00 hs

ADHERIDO A

SECRETARIAS

CONTACTOS

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.